Autoridad del Centro Histórico

Queretaro

 

La vieja ciudad colonial de Querétaro ofrece la singularidad de haber conservado su núcleo indígena primigenio de calles serpenteantes, junto con los barrios trazados con arreglo a un plan geométrico por los conquistadores españoles.

 

Otomís, tarascos, chichimecas y españoles cohabitaron pacíficamente en esta ciudad, reputada por sus innumerables edificios civiles y religiosos de estilo barroco, profusamente ornamentados, que datan de su edad de oro (siglos XVII y XVIII).

 

Queretaro 2

 

La Zona de Monumentos Históricos de Querétaro es un ejemplo excepcional de un pueblo colonial cuya disposición simboliza su población multiétnica. También está dotado de una riqueza de edificios excepcionales, especialmente de los siglos 17 y 18. Su traza resulta inusual al haber conservado el plano geométrico de los conquistadores españoles al lado de las callejuelas tortuosas de los barrios indios. Los otomíes, los tarascos, los chichimecas y los españoles vivieron juntos en la ciudad, que se destaca por los numerosos monumentos ornamentales de estilo barroco civil y religioso desde el siglo XVI. La distribución urbana es única para los pueblos coloniales españoles de las Américas, ya que su plan urbano se divide desde el principio en dos secciones distintas: una rectilínea destinada a los colonos españoles y la otra compuesta por calles más pequeñas y sinuosas en las que vive la población indígena.

 

En la construcción, la ciudad rápidamente asumió un doble papel fundamental en la estructura al sureste que había que cruzar para llegar a la capital de Nueva España y al mismo tiempo era el límite entre las tierras del sur, gradualmente asentadas por los españoles y la región norte, que estaba bajo el control de pueblos nómadas hostiles como los Chichimecas.

 

Queretaro 3

 

La ciudad cubre aproximadamente 4 kilómetros cuadrados con 203 bloques. Hay 1400 monumentos designados, de los cuales veinte son religiosos y quince se utilizan para los servicios públicos. Existen muchos edificios no religiosos en Querétaro, en su mayoría barrocos, cuyo especial significado reside en el diseño y construcción de una amplia gama de arcos, que se encuentran sólo en el interior de las casas y palacios, dando a la arquitectura barroca de Querétaro un carácter excepcional y original.

 

Esta zona cuenta con varios edificios civiles y religiosos bien conservados, que tienen expresiones constructivas y decorativas únicas, por ejemplo, la variedad de arcos polilobulados y cariátides mixtilineares únicas soportan el patio de San Agustín.

 

Los diferentes elementos urbanos que componen la Zona de Monumentos Históricos de Querétaro, están presentes dentro de la propiedad inscrita como patrimonio de la humanidad. Estos incluyen su diseño, sus plazas, espacios abiertos como Alameda, los barrios, el acueducto, monumentos y fuentes, y la construcción civil y religiosa, que forman un conjunto armonioso, con gran coherencia, unidad e integridad urbana, a pesar de los cambios que se han producido en diferentes momentos de la ciudad.

 

FUENTE: http://whc.unesco.org/en/list/792/

     
Subir